jueves, 9 de diciembre de 2010

Capitulo 6

Eduardo entro por la puerta del refugio y le dedico una sonrisa a cada persona que pasaba por su lado, con su mirada busco a Diana, para su desilusión no la vio y de pronto se sintió preocupado ¿le habrá pasado algo? ¿Estará enferma?.
― Buenas tardes. ¿Buscas algo?. ― La voz amable de Belice lo saco de su propósito.
―Hola …Buenas tardes. ― le devolvió el saludo.
Eduardo siguió recorriendo su mirada con la ansiedad de verla. Belice lo estudio y como si adivinara sus pensamientos supuso que buscaba a Diana.
―Si Busca diana no está. ―le informo sin dejar de sonreírle.
― ¿Esta enferma? ―pregunto disimulando su preocupación.
―No…solo está resolviendo algunos convenientes. ― Contestó en forma formal. ― ¿Desea café?
―Gracias. ―se sentó y la observo con interés, La chica que era hermosa, media alta de cabellos azabache y rebelde era delgada y poseía una son risa deslumbrante a diferencia de Diana que era más llenita y le agradaba mucho, su cuerpo era tan deseable que había soñado con desplazar sus manos por sus curvas. Desde que la vio sintió un deseo primitivo. Por un lado quería saber todo, no obstante por ahora era no prudente indagar más profundo. Belice le sirvió el café y lo estudiaba simuladamente, ¡Que Guapo era!.
― ¿Hace mucho que nos visita? ―estableció una conversación a modo de estudio
―En realidad no mucho. ―contesto cautelosamente.
―Pues espero que nos siga visitando.


Diana paso toda la tarde buscando un local para ubicar el refugio, desde que la directora decidió mudarse de cuidad, Diana con Belice había decidido seguir trabajando en el refugio a pesar que no recibían los ingreso necesario para el mantenimiento y menos para sostenerse, Sequió caminando un letrero capto su atención, Diana se acercó y comprobó <>,Rápidamente Diana saco de su bolso un lápiz y pedazo de papel y anoto el numero, tan pronto cuando llegara llamaría ¡0jala sea ajustable a su disposición económica.

Eduardo comió como de costumbre, también a provechó para hablar con otros vagabundo, sin embargo había una familia que estaba en una esquina. El hombre tenía una mirada cansada y triste Eduardo calculo que tenia unos veinte y tres, su mujer era mucho mas joven y sus niños estaban asustados.
― Es la primera vez que lo veo.
―Hace días que nos quedamos sin hogar, no sabia que hacer, perdí mi trabajo.. ―Se mostro muy angustioso y desconfiado.
―Es difícil.. ―Eduardo sintió compasión por aquella familia, las hora que pasaron Eduardo lo animaba y al rato el hombre se sentía mas relajado y animado una idea cruzo su mente había decidido ayudarlo y lo haría.
― ¡Llegaste Diana! ―La voz de Belice lo hizo girar busco con ansias la mirada de Diana.
Diana entro y su mirada se encontró con la de Eduardo, solo su mirada bastaba para que su corazón latiera con salvajismo…las miradas de ambos trasmitía un lenguaje silencioso Diana no entendía su creciente necesidad con el Eduardo no era el hombre que pudiera apoyarse y no era que lee importara el dinero, simplemente el no tenia hogar.
Eduardo estaba consiente que cada día esa mujer lo atraía mas.

2 comentarios:

  1. Muy buen capitulo Rosa te mando un beso y te deseo un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. mas caps plisss
    esta interesante tu novela rosi

    ResponderEliminar

SEPARADOR Pictures, Images and Photos

Les doy la más cordial Bienvenida a mi nuevo Blog, el motivo es para compartir mis más humildes escritos y libros, El romance y el amor y la pasión es mi fuente de inspiración para escribir espero que les gusten

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails